jueves, 13 de agosto de 2015

Y otra más

Teniendo en cuenta que soy un P*** desastre y he abandonado incomprensiblemente el blog durante 4 meses, me veo en la obligación de actualizar mi estado a marchas forzadas.

Ha sido una temporada de cambios, tanto laborales como personales. Eso sí, cogiendo fuerzas para continuar con nuestra búsqueda. Que se esta haciendo mucho más larga de lo que pensábamos en un principio. En cualquier caso, y creo que no soy la única a la que le pasa, cuando estas centrada en algo (empezar un nuevo ciclo, esperar una fecha señalada, etc.) parece que no pasa el tiempo. Los días se te hacen semanas, las semanas meses y crees que nunca llegará el día que tienes marcado en el calendario. Y cuando al final llega ya no te acuerdas de lo largo que se te ha hecho el camino. Bueno acordarte te acuerdas, pero no te parece tan pesado. no? Bueno, a mi me pasa mucho.

Y por fin llegó el día de empezar de nuevo. En el último tratamiento, como recordaréis, conseguimos 4 embriones. La transferencia en fresco no funcionó y nos quedaban nuestros tres frigocampeones en la nevera. Y manos a la obra que nos pusimos. Eso sí, teníamos claras dos cosas:

a) Seguiremos de uno en uno, porque aunque si sale todo bien iríamos a por el hermanit@ en breve (todavía tenemos esa ilusión), el concepto/posibilidad mellizos con nuestra situación personal nos da pánico

b) Ciclo natural: ya me tomo demasiadas hormonas y medicación durante los tratamiento para introducir además estrógenos artificiales sin ser necesario. Además, hay estudios que avalan un mejor resultado en ciclo natural (aunque estudios siempre hay para todos los gustos).

Dejamos pasar el tiempo imprescindible para la Seguridad Social. Estoy segura que fuéramos por la privada, hubiera empezado con la siguiente regla, pero como llamas para comunicar tu negativo y te dan cita para casi un mes después,... 

Primera visita post-negativo como siempre: mucha gente en la sala de espera, mucho retraso para entrar en la consulta, y charla escueta y rápida con el médico de turno cuando por fin nos toca. Ninguna explicación, ningún tratamiento para mejorar una posible implantación, continuamos para bingo: nueva transferencia con el siguiente ciclo. Que llame para pedir cita el día 9 del ciclo. 

Y punto, pa que más. Ya estamos resignados, es lo que hay.

Así quedamos y así hacemos: llamo el día indicado, me dan cita para el día siguiente y oh sorpresa, de repente me dice que porque no me tomo Adiro, a ver si tenemos suerte. Me quedo muerta, a días de la transferencia me mandan Adiro. No soy ni médico ni trabajo en el sistema sanitario, pero que con tan poco tiempo me manden una medicación para que surta efecto... Igual me equivoco pero me parece una chorrada. En cualquier caso, lo que entienden son ellos así que donde hay patron...

En esta primera revisión me ven el estradiol muy bajito todavía, así que tengo que volver en dos días analítica y eco. Finalmente transferencia programada para el día 16 de ciclo. Vamos pa' allá. Eso sí, esta vez la doctora que me atiende no me dice nada de la sedación/anestesia para la transferencia. Yo no me doy cuenta del hecho hasta el día antes de la transferencia en que me asalta la duda: yo creo que me lo harán con anestesia como siempre, pero como no me han dicho nada...

Intento hacerme con el hospital durante toda la mañana anterior y cuando por fin me cogen el teléfono la supersimpática de turno me dice que ella no lo sabe. Obviamente. Le digo que si por favor lo puede consultar, más que nada para que cuando llegue a quirófanos haya todavía por ahí un anestesista. Finalmente, a regañadientes me deja en espera mientras lo pregunta. Respuesta: tú vente en ayunas y ya veremos. Cómo que ya veremos? De verdad, esta sanidad Pública no deja de sorprenderme.

Mañana de la transferencia. 9:10h Entrego la hoja de la transferencia en el laboratorio. Le comento a la auxiliar lo de la anestesia. Me dice que lo consultará con el embriólogo y que ahora me comentan, pero que por si acaso, ni beba ni coma nada. Veinte minutos después nos pasa el embriólogo: el pequeñín ha descongelado bien y esta precioso esperando a mami. Respecto a lo de la anestesia, que no sabe nada, pero que siga sin beber por si las moscas y que me vaya ya a la sala de espera de la UCSI. Allí me informarán.

Finalmente viene a recogerme mi celadora preferida. Anestesia. Protocolo de siempre. Entro la primera después de las punciones del día. Esta vez rápido e indoloro. Despierto de nuevo en la UCSI. Al salir, cuando por fin nos dejan irnos, me cruzo de nuevo con mi celadora preferida que me pregunta si me acuerdo en que estaba soñando durante la anestesia porque dice que medio dormida no hacía más que decir "de perdidos al río, de perdidos al río" No recuerdo nada. Será una señal? Una señal de que?

Esta betaespera ha coincidido con mis vacaciones de final de contrato. Así que he tenido mucho tiempo para pensar. Demasiado tal vez. El resultado... esto pasó en mayo y no quiero alargar esta entrada más con detalles de "falsos síntomas" y comederas de cabeza: otra vez no ha podido ser.

Creo que, desgraciadamente, ya me estoy acostumbrando a las betaesperas negativas.

2 comentarios:

  1. Siento mucho esas betas negativas , aunque mas siento el trato recibido...cuando te tratan como a ganado de verdad que te machacan mas psicologicamente... si todo está bien algo tiene que haber para que no te quedes... te mando mucho ánimo y yo te recomendaría mi doctora que ella es muy buena en diagnostico.

    Un beso!

    Ah! no entiendo por qué te anestesian para la transfer , si las transferencias son indoloras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Merimeri. Llámamos masocas pero de momento seguimos por la Seg. Social. Pero la Juana está en mi lista de plan B.

      Me anestesian en las transfer porque según ellos y la histeroscópia que me hicieron en 2014, tengo el Cervix tortuoso y no pueden canalizar para dejar al embris. Aunque cuando fuimos al IVI el Dr. Remohí hizo la prueba de transfe sin problemas.

      Por cierto, te está saliendo una barriguita preciosa ;-)

      Eliminar