lunes, 17 de agosto de 2015

De perdidos al río

No sé porqué este último negativo apenas ha dolido. No lo entiendo. Supongo que es mejor así pero me da miedo estar acostumbrándome demasiado a la decepción y al dolor. Quizá sea la "tranquilidad" de que todavía tenemos a dos chiquitines esperándonos. No lo sé. Pero esta nueva decepción nos está haciendo planteándonos dos alternativas:

PLAN A: dejar a los chiquitines en el frigo e irnos por lo privado sólo ha hacerme pruebas de coagulación, fallos de implantanción y demás. No sé lo que nos costaría pero estamos ya en un punto en el que ya no podemos seguir jugando con el tiempo. Si me espero a hacérmelo por lo público ya me han dicho que si se animan a pedirme esta serie de pruebas tengo por delante una lista de espera de seis meses para hematología y luego lo que tarden los resultados y/o posibles tratamientos.

PLAN B: confiar en estos pequeñines e intentarlo de nuevo. Según la última doctora que nos visitó tras este último negativo, tampoco llevamos tanta tralla: sí, es mucho tiempo e ilusiones invertidas, pero mirándolo fríamente "sólo" llevamos tres transferencias de las cuales uno de los embrioncillos estaba un poco p'allá.

Mi mente racional decía que la mejor opción era la primera: pasaríamos por un nuevo ciclo con más garantías de éxito, evitando decepciones innecesarias. Pero mis ganas me decían que entre dos frigocampeones estaba nuestro/s hijos. Ya era hora de que algo nos salga bien, no? Aunque igual no nos sale bien porque no lo hacemos bien. No sé, estaba hecha un lío.

Y en mi mente no dejaba de sonar y sonar el de perdidos al río que me comentó la celadora. No sé. Igual si que era una señal de que teníamos que ir a por todas: no sólo ir a por los frigocampeones sino esta vez transferirnos los dos juntos. Por dos razones: porque todos dicen que con dos hay más posibilidades de que agarre aunque sólo sea uno (maldita estadística) y porque yo quería cerrar ya esta segunda FIV, que empecé recibiendo el dichoso sobre para empezar en enero y estábamos en junio y todavía no tenía nada en claro. Si tenía que ser sería, sino quería relajarme el verano y desconectar de todo un poco.

Decisión tomada. Pero era la decisión correcta? El tiempo lo dirá


2 comentarios:

  1. Qué alegría volver a leerte! Siento que no haya podido ser en esa transfer que contaste, pero en esta entrada nos dejas en junio... Estoy deseando leer la próxima entrada!

    Un abrazo, en esta carrera lo importante es cómo acabas y bueno, parece que poco a poco todas lo consiguen. Ya sólo quedamos unas pocas rezagadas, pero que no se diga...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Adrastea, la verdad es que he tenido el blog bastante abandonado. En breve la próxima entrada.

      El camino se hace cuesta arriba, pero mientras nos queden fuerzas lo recorreremos. Sea cual sea el final, tenemos que estar muy orgullosas de nosotras misma por haberlo recorrido.

      Salud!

      Eliminar