viernes, 28 de agosto de 2015

Cuesta creérselo

Queda tan lejos, y a la vez, tan cerca aquella primera consulta en reproducción en nuestro hospital de referencia. Parece mentira que hayan pasado casi cuatro años. Cuatro años de esperas, decepciones, lágrimas, frustraciones, y tan pocas alegrías,... Prácticamente sólo una. Esas segunda rayita en el test de embarazo. La única alegría de todo el proceso a la que desde el principio me he vuelto adicta:




Hasta 8 pipitest me he hecho. De todas clases y colores. Lo sé, estoy loca. Pero es que realmente cuesta creérselo. Tengo mi cartilla de embarazada aquí al lado y sigo pensando que es algo que no va conmigo. No sé si alguna le ha pasado. Es una sensación contradictoria: alegría, ilusión e incredulidad.

Pero ahora vienen los miedos. El pánico. El haber estado conectada al mundo de la infertilidad a través de la red ha sido de gran ayuda. A parte de poder desahogarme con total libertad, he podido conocer a personas fantásticas, luchadoras hasta donde ni ellas misma sabían que podían llegar: algunas lo consiguieron a la primera, a otras les costó muchos tratamientos y negativos, muchas todavía están en la lucha y otras decidieron que querían ser felices con lo que tenían y no infelices por lo que algún día podrían o no tener. Siento una profunda admiración por todas ellas. 

Pero en todas estas historias hay pequeños y grandes éxitos y fracasos. Y estoy aterrada. No soy capaz de disfrutar de nada relacionado con el embarazo. Sé que todavía es pronto y espero no tardar en cambiar de actitud, pero creo que el no acabar de creérmelo es un mecanismo de autodefensa por lo que pueda venir. Aunque a veces me enfado conmigo misma con estos pensamientos. Es algo que no está en mis manos. Debería saberlo ya. Si tiene que ser será, tanto para bien como para mal. Debería disfrutar el momento. 

Sé que no es la actitud correcta, pero durante las primeras semanas no he hecho nada más que buscar por Internet información sobre síntomas de embarazos bioquímicos, ectópicos, huevos hueros, ... hasta descubrí que existía el embarazo molar (del que nunca había oído hablar). Todo cosas muy bonitas como podéis observar. Cada síntoma que leía, síntoma que tenía. La verdad es que lo he pasado muy mal porque además, Él y yo éramos los únicos que los sabíamos. Yo no había compartido la noticia ni siquiera con mis compis foreras. 

Encima, la ecográfica de confirmación (que normalmente se suele hacer a las 2-3 semanas del positivo), a nosotros nos pilló en pleno agosto y con la sanidad pública bajo mínimos. Así que mi ecoespera se alargó más de lo habitual. Así que pasaron 4 largas semanas hasta que por fin nos dieron cita en la Fe. Hasta en eso tenemos suerte. Viernes a última hora y gracias. 

Nerviosos como flanes allí nos plantamos. La planta estaba prácticamente vacía. Se nota que en agosto no hacen tratamientos. Aún así cuando llegamos teníamos delante a 2 parejas. Nada, un poco de paciencia y en breve sabríamos a que atenernos: si teníamos que volver a empezar o nos esperaban unos meses de incertidumbre hasta tener a que nuestro bichobola por fin en brazos. 

Nos atendió el único doctor del departamento de reproducción que todavía no me había visto la chirla. No hay manera de que te vea dos veces el mismo. Llegamos y lo primero que nos dice es: bueno, a ver cuando vamos a por el congelado. Él y yo nos miramos con cara de... pero que me estas contando? Y le explicamos que no. Que el pipitest nos dio positivo y que veníamos a confirmar con eco si todo iba bien, si habían uno u dos, etc. El médico se queda remirando la pantalla y al final dice que es verdad, que nos pusieron los dos que nos quedaban :-S no se enteran de nada. 

Finalmente me subo al potro y ahí estaba. Mi pequeño bichobola, todo él redondito, como su nombre indica. Un bicho bola perfecto. Bueno, yo lo vi perfecto. Entre los nervios mios y los de Él (que no atinaba a hacerle una buena foto con el móvil), y aunque sé que el médico estuvo midiendo varios parámetros, se me olvidó por completo preguntar que tal lo veía, si estaba todo bien, etc. Además, nos puso para escuchar el corazón como 2 segundos y punto. No dió tiempo para nada más. Un informe rapidito para la matrona y fuera. Ya estamos de alta en la Fe. El hombre tenía prisa. Que eran más de las 14h de un viernes de agosto. 

Pero a nosotros ya no nos importaba nada. Estábamos felices. Ya todo daba igual. Las esperas, los malos modos, el trato inhumano, ... Nuestro bichobola estaba con nosotros y no necesitábamos nada más. Por fin parecía hacerse realidad: existe algo creciendo dentro de mi. Todavía me cuesta, pero empiezo a creérmelo. 


10 comentarios:

  1. Me alegro muchísimo!!!!!
    Y respecto a lo de ser cauta.... Es totalmente normal, ya verás como a partir de las 12 semanas cambias el chip, y ya ni te cuento cuando vayas viendo crecer la barriga!!
    Felicidades!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias "anónimo". La verdad es que es una sensación entre felicidad, incredulidad y miedo. Poco a poco supongo que lo superaremos

      Eliminar
  2. Me alegro un montón!!! Los miedos son normales. Cuando el embarazo se obtiene de nuestra manera siempre surgen dudas. Pero va a ir genial y cuando menos os deis cuenta ya le tenéis en vuestros brazos :). Enhorabuena!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María. La verdad es que es imposible no tener miedo. Incluso a día de hoy sigo teniendo ataquitos de pánico jaja Poc a poc

      Eliminar
  3. Enhorabuena x tu embarazo!!Una pregunta,al final fuiste x lo privado a hacerte pruebas?Q pruebas son?En 1 mes,empiezo mi 3 Fiv y es en la SS y ya sabes q no suelen hacerte mas pruebas.Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias "Anónimo". Al final nos tiramos a la piscina y fuimos a por nuestros últimos congelados antes de hacernos más pruebas. No sé exactamente que pruebas de hacen, he oído que son pruebas de hematología, de factores de coagulación, a otras les han hecho histeroscopias para ver exactamente la forma del útero, ... La verdad es que estoy un poco verde en el tema, siento no poder ayudarte.

      Eliminar
  4. Enhorabuena! A veces me paso por aquí a echar un vistazo y me he llevado una buena sorpresa! A relajarte y confiar, que ya tocaba!!

    ResponderEliminar
  5. Ayyy cómo te entiendo...yo tampoco lo pasé del todo bien durante las primeras semanas del embarazo. Como tú bien dices, cuesta creérselo. Sin duda. Pero ahora es lo que nos toca. Terminar de creérnoslo y empezar a disfrutar ;-) Me alegro un montón.

    Besines.

    ResponderEliminar
  6. ¿Te he dado mi enhorabuena?.....no recuerdo ya,asi que te la doy y si está repe pues doble...felicidades!!!

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar