domingo, 29 de marzo de 2015

A la segunda va la vencida? (Parte II)

Después de la pérdida de tiempo del día anterior, pusiera lo que pusiera en el papel, me iba a organizar yo la agenda: a las 10:30 me presenté en extracciones. Ningún problema, en 5 minutos fuera. Volví al trabajo y sobre la 1 de vuelta al hospital. Diez minutos en la sala de espera y me llaman para la eco. Super bien. Tenía que haber hecho esto desde el primer día. Parezco tonta. Si ya sabía cómo va esto...

Pero aquí viene la sorpresa: por lo que me dijo Mister Simpático Senior el día anterior, en un par de días iría a punción. Estupendo: sábado punción, domingo descansar, falto menos al trabajo, ... Fantástico.

Bueno, pues tras la eco me dice que va a ser que no. Los folis están del mismo tamaño. De echo creo que esta vez ha contado menos que ayer. Menudo desastre. Que me está pasando! Me vuelve a subir a 300 de gonal y que vuelva al día siguiente. Que según estaban lo suyo sería punción en 3 días, pero como era domingo... Nada, que me aguantaba hasta el lunes. Eso sí. Tendría que volver viernes y sábado también. Vamos, que no tengo otra cosa mejor que hacer que ir a enseñarle la chirla todos los días. Es lo que hay.

Y allí que me pasé el viernes. Con el mismo plan de ir y volver del curro. Estupendo. Dentro fuera, dentro fuera. Los folis igual. Sigo con 300.

Él sábado me acompañó EL. Mejor, porque me temía que la cosa iría para largo ya que como el fin de semana no están en extracciones, sí o sí teníamos que estar allí a las 8 para la analítica. Y luego esperar a la eco y resultados. Así que allí nos plantamos a primera hora. Cuando por fin es mi turno, le pregunto a la enfermera si cree que ya que he sido de las últimas en llegar y que según el papel no tengo cita hasta las 11, podríamos bajarnos a desayunar. La verdad es que muy maja me dice: "claro pero no os encantéis mucho porque aunque tengas cita más tarde irán rapidito con las ecos hasta que estén las analíticas, así que seguramente no tardarán en llamarte".

Así que nos hacemos un sube/baja rapidito y poco después de las 9 ya estamos allí de nuevo. Nosotros y las otras 20 parejas que estaban igual que nosotros. Espera que te espera. La enfermera había dicho algo como que irían rapidito con la ecos. Pues no sé lo que entiende ella por rapidito ya que el ritmo era una eco cada veinte, veinticinco minutos tal vez? Velocidad hipersónica. ÉL, el pobre subiéndose por las paredes. Bueno, él y las otras 40 personas que estábamos esperando. No endendíamos nada: todas o casi todas las que estábamos allí sabíamos en que consistía esa consulta ecográfica: espatarramiento, violación ecográfica, treinta segundos de explotación y a vestirse hasta que esté la analítica. En el peor de los casos tardan unos 4 minutos en atenderte, como no te explican nada...

Pasaban las doce y media cuando por fin nos toca. Cuatro horas y media de espera. Y eso que irían rapidito. Y lo dicho: espatarramiento, violación ecográfica, treinta segundos de explotación y a vestirse. Sorprendentemente para mí, de repente, mis pequeños folis que no pasaban de 13 estaban literalmente de la noche a la mañana, en tamaños entre 17 y 23. Eso sí, de los 15 que habían llegado a contar sólo se veían ahora 9. Bueno, con uno sobra, pensé.

Cuando me visto y me acerco a la mesa del médico que me ha tocado hoy (este no lo había visto yo), nos dice que tenemos que volver a la sala de espera hasta que vean a todas para ver como organizan las punciones. Yo le pregunto que si eso significa que el lunes punción porque como tenemos que avisar a nuestro banco de esperma y siendo sábado y tan tarde, me gustaría saberlo ya para avisar a mi banco para que el lunes tengan preparada la muestra. Va y me suelta que seguro seguro no es que vaya a punción el lunes y que no me preocupe que tengo tiempo de sobra para avisar al banco. Yo le miro con cara de... sabes que hora es? y con resignación volvemos a la sala de espera.

Yo cada vez más nerviosa por la hora (a las 14:00 cierran el IVI) y ÉL cada vez más cabreado: nuestra revisión había durado exactamente 3 minutos y 42 segundos. Cronometrado. Porque coj... tardan tanto en llamarnos. Pero con el cabreo me quedo, de nuevo. Finalmente a las 13:40 nos vuelven ha llamar. Esta vez nos atiende otra médico. A esta ya la había visto antes. Esta ya conoce mi chirla. Nos da un papel en el que veo: PROTOCOLO TRANSFERENCIA EMBRIONARIA. Por fin. El lunes transferencia. y seré de las primeras, mejor.

Antes de salir del Hospital llamamos al banco para organizar lo del lunes. In extremis porque cuando colgamos el teléfono son las 13:54. Os da tiempo de sobra. Será c...

Porque nos lo hacen tan duro, tan pesado, tan estresante. No es posible un mínimo de empatía. Y ya no digo eso. Sólo un mínimo trato humano.  De verdad, me han quitado las ganas de seguir con todo esto. Espero de corazón que sea la última estimulación que necesite. Si ya es duro todo el asunto de la infertilidad, de la medicación, de los controles, de depender de la ciencia para ser una família, analíticas, pruebas, negativos,...; porque añaden ese desgaste inhumano? Sólo ocurre en mi hospital? De verdad, tanto cuesta?

Bueno, ya está. Se acabó. El lunes punción, el miércoles transferencia y en 15 días una beta positiva. Seguro que sí. Así los podré mandar a todos a tomar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario