lunes, 17 de marzo de 2014

Ya estamos al lio

Me estoy saltando muchos capítulos de la historia, pero es que al final se nos ha echado el tiempo encima. Mira que he tenido tiempo de sobra: horas de agobio, ratos de aburrimiento para hacer antes este blog. Pero soy así, y al final siempre lo dejo todo para última hora.

Ayer, por fin, me bajó la roja, la warry, la indeseable, vamos, la regla. Y digo por fin porque la muy p*** se ha echo de rogar, cinco días para ser exactos. Bueno, hoy a las ocho de la mañana, plena semana fallera, nos hemos plantado en el Hospital. E increíble pero cierto, poco después de las nueve, ya estábamos fuera. Ha sido una visita relámpago. Si parpadean se lo van a perder. Ha sido tan rápida que cuando hemos salido hemos necesitado sentarnos en la sala de espera de fuera para reflexionar lo que había pasado. Yo por lo menos, como llevo más tiempo "informádome" del procedimiento me he enterado de algo. Poco, pero algo. Pero a ÉL, pobrecillo,  la visita relámpago lo ha pillado más de pardillo que a mi y se ha quedado noqueado. Ha necesitado un ratito para procesar datos. Normal.

Los consentimientos (...) El papel de la medicación (...) Espatárrese que le voy a hacer una eco (...) 24 D uno dos tres cuatro, 25  uno dos tres (...) Viernes analítica y eco (...) Buenos días (...)

No exagero, poco poco poco más. 548 días en lista de espera para que nuestra primera visita de inicio de tratamiento se resumiera en esas pocas palabras. Y el caso es que tenía un montón de preguntas, pero entre lo parada que soy para esas cosas y el poco pie que nos ha dado el doctor para resolver dudas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario