miércoles, 12 de marzo de 2014

Periplo Médico. Parte 3ª: No nos rendiremos fácilmente

La verdad es q despues del varapalo de la biopsia me hundí bastante. Tanto por el echo en si como por el miedo a como se lo había tomado ÉL. con todo lo q ha tenido q pasar el pobre en esta vida, creía que la biopsia negativa lo iba a acabar de hundir. Pero me equivoque, y de que manera.

Desde un principio lo tuvo claro: sí, no habian encontrado nada el el tesiculo izquierdo, pero eso no queria decir que no fueran a encontrar nada en el derecho. No todo estaba perdido.  Podian hacer una segunda biopsia. ÉL podia tratar de cuidarse un poco, podria tomar algunas vitaminas o, quien sabe, tal vez habia algun medicamento para hacer que sus bichines no estuvieran en las ultimas en la nueva biopsia. En parte, yo tenia miedo de que se estuviera cogiendo a un clavo ardiendo y si al final tambien era negativa, la caída iba a ser fatal. Esta vez era yo la deprimida.

Pero al mismo tiempo tenia que reconocer q tenia razón, que detras el uno va el dos y q no nos íbamos a calentar la cabeza con posibilidades que todavía no estaban confirmadas. No todo estaba perdido aún.

Empezamos a buscar información por internet. Que si maca, que si coencima Q10, vitamina B, vitamina C, vitamina D, zinc, omega 3, auxina E, etc.

Año 2013, año nuevo y energias renovadas. Cita con el urologo. Revision de la cirugia y toma de decisiones. Le contamos nuestro plan: nueva biopsia pero para esta nos prepararemos a conciencia tomando vitaminas y cuidando nos al máximo. El doctor no lo ve. Dice que todos los potingues que le hemos dicho valen para mejorar los espermatozoides y que el problema de mi marido no es q su esperma sea malo, es q es inexistente. Considera que si no encontraron nada en el izquierdo, lo mas probable es q no haya nada en el derecho. Desde que tuvo el accidente ÉL ha tenido muchas infecciones de orrina y el urólogo considera que la fabrica de bichines esta rota.

Nosotros insistimos, erre q erre, que no tenemos nada q perder, que de perdidos al río y que si es la última oportunidad, tenemos q intentarlo. Dejándonos claro que él cree q no vamos a encontrar muestra viable, nos pone en lista de espera. Nos vamos de nuevo a casa a esperar.

ÉL se pone las pilas. Empieza a comer lo mas sano posible: mas verde y cero grasa trans; mas pescado azul pero nada de grandes peces como el emperador por el tema mercurio; cero alcohol, ni si quiera la cerveza del aperitivo del domingo. Respecto a vitaminas, se decide por tomar a diario un complejo de vitaminas B y zinc, y otro de Vitamina C. Por su lesión medular, ÉL sufre de mucha espasticidad. Para aliviarla un poco muy de vez en cuando consume marihuana en un vaporizador. Se acabó, al menos durante 6 o 7 meses hasta que nos llamen para la segunda biopsia.

16 de marzo. Plena semana fallera. Suena el teléfono. El día 23 de marzo, a las 7.30 en la UCSI del Hospital la Fe para realizar biopsia testicular #2. OH MY GOD! pero si apenas han pasado dos meses! Si ÉL lleva casi nada de tiempo de vida santa y pulcra! si su cuerpo se habra desinoxicado aún!

Bueno, que le vamos a hacer! La suerte esta echada.

7:35, para variar, un poco tarde. Hoy, para nuestra sorpresa, ya nos están esperando. Esta vez, después de cambiarse, me dejan quedarme con ÉL en la sala de observación hasta que se lo llevan a quirófano. Me voy a la sala de espera.

Sobre las 10.30h, y despues de un par de viajes al baño para llorar discretamente, pasa por la sala de espera el médico. Esta vez no me lleva a ningún pasillo discreto y solitario. Antes de que empiece ha hablar yo ya estoy preparada para oír lo inevitable.

Pero no quepo en mi de gozo cuando me dice que SÍ, hay bichines. Los tienen que analizar, pero han congelado bichines!!!

Es tanta la alegría que tengo que cuando entro a la sala de observación con ÉL no podemos dejar de reir, abrazarnos y de incluso, hacernos fotos. Sí, ahí en la camilla y todo jijiji. Por fin una batalla ganada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario