domingo, 30 de marzo de 2014

Quinto control. A punción

Ayer fue un día muuuuy largo. Encima, con el cambio de hora, hoy no doy pie con bola. Voy a ver si me centro un poco y os hago un resumen:

8:00h Llegamos a la planta de Reproducción a hacernos la analítica. Supercola. No creía yo que un sábado ibamos a ser tantas. Aunque claro, los ciclos menstruales no respetan ni domingos ni festivos, así que... 

Aunque hasta las 11 no teníamos la eco, validamos ya la cita en el quiosquillo. No vaya a ser que se nos pase el turno jiji. Creo que eso mismo pensaron las otras 40 chicas que estábamos allí.

Estamos barajando la posibilidad de irnos a la cafetería un rato cuando vemos que la pantallita empieza a llamar a números. Mira tu por donde, parece que quieren aprovechar que estamos por aquí casi todas y así adelantan ecos a la espera de tener los resultados de las analíticas. Decidimos quedarnos.

Empiezan a llamar por pantallita y/o sale una enfermera gritando el nombre de turno. Mira tu por donde, les da por llamar primero a ese veinte por ciento de chicas que sí que han decidido que se iban a dar una vuelta. De las que llaman no hay casi ninguna. 

Empiezan a pasar las horas, empezamos a desesperar. Mi nombre no es nombrado. Mi número no es mostrado. MEABURRROOO!

Eran cerca de las 11:30. Ya no sabía como sentarme. Habíamos quedado con unos amigos que acaban de tener una niña, que en cuanto acabásemos iríamos a conoce a la ratilla. Se estaba haciendo muy tarde. Además, ÉL tenía pendiente una visita de cortesía a un conocido que estaba ingresado en ese mismo hospital. 

Parece que la cosa se ha parado, hace ya un ratito que no llaman a ninguna chica a consulta. Creo que los médicos se han ido a almorzar. ÉL decide aprovechar el parón para ir a hacer la visita. A mi no me parece mal del todo, parece que la cosa va a ir para largo. 

Se va, y a los 10 minutos se reanudan las consultas. Mira tu por donde, a mi es a la primera que llaman. ÉL no está y no me da tiempo a avisarle. Nada, pues para dentro solita.

Hoy doctora y enfermera muy muy simpáticas. Algunas risillas con algún chascarrillo respecto al ecógrafo y el tamaño de mis folículos. Según la enfermera ya están bien criadillos y a alguno parece ya que está para tomar la comunión. 
Estradiol 2004 (...) Endometrio 14A (...) ovario derecho 45 (...) cuatro rojos de entre 15 y 21; tres azules de entre 13 y 15 (...) ovario izquierdo 41 (...) seis rojos de entre 14 y 21; y dos azules de 14.
Cuando terminamos, me piden que me vista y vuelva a la sala de espera. El lunes a punción pero todavía tienen que organizarnos a todas la chicas. Sobre las 12:30 nos avisarán.

Salgo y llamo a ÉL. Como todavía queda un rato hasta las 12:30, quedamos que nos vemos en la cafetería y así nos tomamos algo. 

ÉL está cabreado porque justamente he entrado a consulta cuando él se ha ido. Yo le digo que no se ha perdido nada, que además lo tengo todo grabado (bendito invento el móvil) y que la consulta importante es la de luego, donde nos explicarán como va todo: punción, transfe, etc. No consigo sacarlo de su enfurruñamiento.

A la hora prevista, volvemos a subir. Pero aquí no llaman a nadie. Volvemos a desesperar. 

Por fin, a las 13:23h sale mi número en pantalla. Volvemos a la consulta con la doctora y la enfermera simpáticas. Nos entrega una hoja con las pautas a partir de ahora: Ovitrelle a la 20:00h en punto. El lunes en UCSI a las 8:00h para punción programada a las 9:00h. Miercoles, día 2 de abril, transferencia. Miércoles, día 16, prueba de embarazo.

Ay mare! Mira que yo ya sabía que iba a punción. Mira que yo ya sabía que dos días después sería la transferencia. Y que 14 días después nos tendríamos que hacer nuestra primera beta. Pero... ufff... no sé... Vértigo es la palabra? Después de una semana de sube y baja emocionales, con miedos e incertidumbres, sin recibir información de mis médicos,... ahora, de repente, ya estábamos allí. 

Ahora me da la impresión de que todo ha pasado muy rápido. Dónde quedan esos años de espera y incertidumbre. Cómo es posible que ya estemos ahí? Y ahora empieza también el pánico: y si los folículos están vacíos, y si los ovocitos no están maduros, y si no quieren "ligar" con los bichines de ÉL, y si los bichines de él no descongelan bien, y si los preembriones no evolucionan, y si no quieren quedarse conmigo, y si, y si, ... Esto no va funcionar.

Supongo que es inevitable sentirse ahora así. Estoy tratando de mantener una actitud más positiva. Pero cuesta. Creo que si consigo tener una actitud menos negativa, ya me puedo dar con un canto en los dientes: la suerte está echada, ya no depende de mi. Tengo que dejarme llevar y confiar en quienes tienen que hacer su trabajo ahora lo hagan bien. Mis óvulos son los que son y no los puedo cambiar y los soldaditos de mi marido, son los soldaditos de mi marido y tampoco los puedo cambiar. Que sea lo que Dios quiera!



jueves, 27 de marzo de 2014

Cuarto control. Y no será el último

Duodécimo día de ciclo y cuarto control. De nuevo analítica y ecografía. Hoy he terminado en un par de horitas.

Como ÉL trabajaba hoy por la mañana, no ha podido acompañarme. Podría haber cambiado el turno, pero yo he insistido que no valía la pena. 

Quería llegar pronto para poder estar más rato de charreta con una compi que también tenía revisión igual que yo, pero bastante más pronto. Para variar, se me ha hecho tarde y he llegado casi a las 11. Como novedad, he aparcado fuera del parking. Ese dinerillo que me he ahorrado, que no está el horno pa' bollos!

Directa a analícitca. Como siempre: rápido y sin problemas. En menos de cinco minutos me lo he quitado de encima. 

Hasta las 12:45 no tenía la cita de la eco. Eso, junto con el hecho de que hoy no me iba a gastar los eurillos en el parking, pues me he venido arriba y me he sacado de la máquina un café con leche. Ala, a lo loco. 60 céntimos.

Pues eso, sobre las 11:15 ya estaba arriba, habiendo validado mi cita en el quiosquillo y sentada al lado de la compi poniéndonos al día. En las salas de espera había relativamente poca gente.

La compi ha entrado sobre las 11:45. A mi me quedaba, con suerte, una horita de espera, así que me he sacado mi libro electrónico y a leer tranquilamente.

Cual ha sido mi sorpresa cuando a las 12:20 ha aparecido en pantalla mi numerito. Mira tu que suerte. Empieza bien la visita. Esto es una señal.

Voy a la consulta asignada, abro la puerta y me encuentro con la no muy dicharachera doctora del segundo control. Sorpresivamente me recibe con un amplia sonrisa. Esto va viento en popa!

"Desnúdese de cintura para abajo y espatarrese." Ya empezamos...

"Todavía no están los resultados de la analítica, pero vamos con la eco y así adelantamos" Demasiado bonito para ser verdad

No hay enfermera en la consulta. La doctora hace un comentario gracioso al respecto. Nos reímos las dos. Cuatro minutos después llega la enfermera. Vamos al lío:
Endometrio 13A (...) Ovario Derecho 46 (...) uno de 15 azul (ya estamos con los azules) 13 rojito (ha dicho rojito?) 16 rojito otro 17 rojito (...) (sí! sí! sí!)
Me he dejado llevar el resto de la eco, con la tranquilidad que da el saber que había puesto en marcha la grabadora del móvil. Ya me pondría al día luego en casa. Lo importante es que no hacía más que decir "rojo" "rojito". Realmente no sé médicamente lo que significa, sólo que para ir a punción tengo que tenerlos grandes y rojos. Y eso es lo que estaba por fín escuchando: comparando la evolución del viernes pasado al lunes y la del lunes a hoy, la cosa había evolucionado y mucho. Ole ole Ole

Conclusión, después de reoir la conversación en casa, he contado 8 rojos de entre 13 y 19; y siete azules de entre 10 y 15. Estaba tan contenta de oir repetidamente rojito que se me había olvidado mi preparación mental para quejarme abiertamente por la falta de información que estaba recibiendo por parte del personal médico durante todo el tratamiento. Me da igual, tengo rojitos. Ya ves tu con que poco se contenta una.

En cuanto me he vestido, la risueña doctora me ha mandado a dar una vuelta hasta que estuviera la analítica. Que ya me volvería a llamar. Yo como buena (y contenta) chica le he echo caso y he vuelto a la máquina dispensadora. Esta vez un paquete de rosquilletas y una cola zero. Había que celebrarlo.

Subo de nuevo arriba y a media cola, vuelve a aparecer mi número en pantalla. Mira tu por donde que bien.

La doctora simpática (joer, como ha evolucionado) me explica que la analítica bien. Que la cosa va bien, pero que no me ve para punción todavía. Tengo que volver el sábado para analítica y eco. Me baja la dosis de Puregon para que aguante un poco y el lunes, sí o sí a punción. Oh my God!

Sí, ya está ahí, hay luz al final del tunel! Tengo fecha, tengo una fecha. Mi primera punción, mi primer quirófano, mi primera anestesia, ... va a ser este lunes. 

Hoy estoy contenta, hoy lo veo todo posible, hoy creo en que los sueños se pueden hacer realidad. 

miércoles, 26 de marzo de 2014

Las comparaciones son odiosas

Internet es muy malo y la imaginación/ilusiones peores. He llegado a la conclusión de que estoy de bajonas por pardilla y novata.

En la red de redes hay demasiada información. Información sin clasificar de la cual entendemos la que entendemos porque damos mil vueltas a los datos para intentar que se acoplen a nuestra experiencia e ilusiones. Partiendo de esta premisa que supongo compartiréis, he de confesar que durante la larga sobreespera para empezar el tratamiento yo me había hecho mis cábalas: ya tenemos a los frigobichines de ÉL congelados, lo más difícil ya está hecho. Yo me cuido un poquito, bajo algo de peso, como más nueces, algún complemento polivitamínico, el ovusitol para que mis ovulines crezcan fuertes y sanos; y así llegaré a punción batiendo todos los récords habidos y por haber de recolección de folis. De este modo, los algo amorfos y vaguetes bichines de ÉL, no tendrán excusa y podrán elegir el óvulo que más mono le parezca. Seguro seguro que el tratamiento funciona y antes de que acabe el año por fin somos papis.

He ahí mi error de base. Graso error. 

Parece ser que esto de la reproducción asistida no son los mundo de Yupi, por mucho que a una le gustaría que así fuera. 

Por suerte o por desgracia soy novata. Totalmente. Vamos directos a FIV-ICSI. Nunca he estado embarazada. Nunca he creído estarlo y me he hecho un pipitest. Nunca he pasado por ninguna IA. No sé todavía lo que es la betaespera. No tengo esas experiencias.  Esto me lo he tomado como un todo o nada. Puede que eso también sea un error.

Tampoco ayuda nada, nada, el que me traten como ganado en las consultas de la seguridad social: perdón por no tener los 9.000€ para poder ir a hacer un intento de biopsia+FIV-ICSI en la privada y que me mimen. Lo siento. La culpa de mis padres, que hicieron que no naciera rica. O tal vez mía, por casarme con la persona que quería en vez de buscar a alguién sin problemas médicos y/o con la cartera llena. Sorry.

Realmente parte de la culpa es mía por no preguntar más. Paradita que es una. Pero hasta la fecha ni un que tal? ni como llevas la medicación? Nada. Espatárrese ahí por favor y gracias por venir. Vuelva el próximo día.

Menos mal que algo sé del tema por lo que me he ido informando por internet, porque si es por ellos... A día de hoy, mi décimo día de estimulación, no tengo ni la más remota idea de en que punto estoy. No sé si harán punción el sábado, la semana que viene o si se están planteando cancelarme. NPI.

Cuando me hacen la eco sólo oigo números. Que significan? Son buenos o malos? Un endometrio de 12 es poco, mucho, demasiado? Tengo que ir siempre a San Google?  Y todos los días que voy me sacan sangre. Para que? Bueno, yo sí que lo sé porque tengo al comodín San Google. Pero no. Creo que la medicina no debería ser eso.

Sí, yo sé lo que es la punción y la transferencia, pero para cuando? Hola? Si? Yo, la del otro lado de los estribos. Creo que igual un poco de información estaría bien. No mucha para no agobiar, pero si un poco. Por favor.

A todo esto se une que dos chichas que empezaron cuando yo, ya están/van a punción. Me ha agobiado mucho el tema. Inconscientemente me lo he tomado como una competición: yo tenía que tener más folis, yo tenía que tenerlos más grandes, mejor endometrio, etc. Una verdadera tontería. Pero tiempo libre que tiene la mente para montarse sus películas. Ya ves.

Escribo esta entrada como terapia de choque. He estado hablando con una compi forera de mi estado de ánimo y tiene toda la razón: no somos máquinas y los bajones están permitidos. Pero la actitud hace y mucho. Así que a partir de ahora mismo voy a estar más optimista. Voy a dejarme de películas, comparaciones y demás historias. Vamos p'arriba BICHITO!


PD: por favor por favor por favor, que mañana me toque un médico majo que me explique cositas y me saque de esta incertidumbre 

martes, 25 de marzo de 2014

10ª Día del ciclo


Décimo día de ciclo. Noveno día de estimulación

Medicación:
Dos sobres de ovusitol
Mi pastilla de Seidibion
Mi pinchacito de Puregon 300 ml
Mi inyección de Orgalutran 25 ml

Sigo poniéndome yo las inyecciones. Sigo prefiriendo que me las pongan.

Es mi segundo día con 300 de Puregon. Ayer en farmacia me dieron dos cajas de 300. Hemos decidido que para no tener que pincharme varias veces acabando viales, dejaría el que tengo a medias y me pondría enteros los que me dieron ayer. 

He podido comprobar que hay mucho sobrante en cada vial. 

Me estoy comiendo la cabeza pensando que puede que mi pluma no funcione bien y cargue menos medicamento del que debe. Tal vez por eso estoy respondiendo mucho al tratamiento. O eso o el laboratorio pone bastante cantidad de más por posibles "pérdidas por accidente". Pero con lo caro que es esto me extraña que haya tanto desperdicio. 

Me estaré volviendo una neurótica?





Desde el domingo tiro mucho flujo, como si estuviera ovulando. Pero todavía es pronto y además, se supone que me lo están controlando. Ayer con los nervios se me olvidó preguntarlo al médico. El jueves tengo que acordarme, porque sigo igual. 

Seguro que va todo bien?

Tengo muchas ganas de ir el jueves. Necesito buenas noticias. 

Esto tiene que salir bien. Lo necesito, lo necesitamos.


lunes, 24 de marzo de 2014

Tercer control

Noveno día de ciclo y tercer control. De nuevo analítica y ecografía. Hoy se ha echo largo.

Como novedad, hoy hemos ido bien de tiempo. Demasiado bien visto lo visto. Hemos llegado a las 10:15 para buscar sitio para aparcar tranquilamente. Na de na. Como yo tenía la analítica a las 10:30h, he ido a que me sacaran sangre mientras ÉL esperaba a ver si quedaba alguna plaza de aparcamiento libre. Salgo de la extracción a los cinco minutos. Seguimos sin sitio para aparcar. Un par de vuelta más y al parking. Que remedio.

Nos hemos acercado a la cafetería porque había quedado allí con una chica del foro: teníamos una manzanilla pendiente. Al final, entre que era casi la hora de la consulta para la eco y que había mucha cola para pedirme un café, hemos decidido que nos subíamos ya para arriba. No hemos tenido casi tiempo de charlar en la cafetería, pero arriba lo hemos tenido de sobra...

11:20h confirmo mi llegada en el quiosquillo de citaciones. Las dos salas de espera y el pasillo están abarrotados. Creo que hoy la espera será larga.
11:45h menos mal que tenemos la compañía de las cuatro compis. Al menos la espera se hace más amena.
12:00h ÉL tenía visita de otra especialidad hoy. Quería ir con él porque hay un par de cosas que me gustaría preguntar al médico, pero me parece que no voy a poder acompañarlo
12:10h Faltan cinco minutos para la visita de ÉL que es en la otra punta del Hospital. Se marcha.
12:30h Seguimos esperando
12:45h ÉL me llama que ya ha terminado. Tiene que irse. Habíamos quedado en la otra punta de Valencia a la 13:00. Cita de negocios ineludible. No me hace gracia que vaya sólo, pero no hay más remedio.
13:00h Empiezo a desesperar.
13:27h Por fin me llaman a consulta. El médico de hoy, mucho más amable. No me gusta lo que oigo:

endomerio 12A (...) ovario derecho 37 (..) uno rojo de 14, dos azules y cuatro pequeños (...) ovario izquierdo 29 (...) cuatro azules y dos pequeños (...) bueno, poco a poco 
Deciden subirme el Puregon a 300. Tengo que volver el jueves a eco y analítica.

Según pasa la tarde, cada vez estoy más de bajonas. No me estaré poniendo mal la medicación? porque no me hace efecto? Si no consigo que esos folículos crezcan no lo vamos a conseguir.

Vuelven las envidias: las dos compis del foro que empezaron al mismo tiempo que yo ya van a punción. Y yo estoy muy verde.

domingo, 23 de marzo de 2014

Chicas La Fe

Tratando de ocupar mi excesivo tiempo libre y tratar de obtener la máxima información posible sobre eso que nos iban a hacer que se llamaba FIV-ICSI, por casualidad un día encontré un foro que reunia a chicas que estaban en el mismo hospital en el que nos iban ha hacer el tratamiento.

Lo primero q leí creo que fue que de las chicas empezaba a banderillear y que otra llevaba la beta espera muy mal. Yo no entendía nada: sobres, folículos, endometrio, banderillas, ecoesperas, etc. Eran todo palabros nuevos para mi. Todas parecían tan listas, tan puestas en el tema,... y yo...

Me sentía muy ignorante. Pero por su manera de hablar, de expresarse de manera llana y sencilla, enseguida me aficioné a leerlas. Lo que empezó como una búsqueda de información, pronto se convirtió en un entretenimiento diario. Todos los días entraba al menos en un par de ocasiones a ver como les iba a esas chicas que se ayudaban unas a otras, que se apoyaban en los buenos y malos momentos, que se levantaban los ánimos cuando a alguna le hacia falta...

Yo no llevaba aún medio año en lista de espera. Según lo que nos dijeron en consulta, aun faltaria al menos un año para que empezar el tratamiento. Así que decidí que de momento no participaría: yo no tenia nada que aportar a ese foro; no tenia ni experiencias ni consultas concretas porque ahora mismo estábamos en tierra de nadie. En cualquier caso, por aquel entonces, ni siquiera era seguro que fuéramos ha hacernos ninguna FIV porque todavía no sabíamos si al ÉL le iban a encontrar bichines.

Finalmente a principios de abril me animé a participar. Razones: las tres pajillas de ÉL ya estaba congeladas y empecé a ver moviento en la lista de espera. Parecía que la cosa se movía y podía ser que los 18 meses de espera fueran alguno menos.

La acogida de las chicas fue genial. En seguida todas me dieron la bienvenida. Cuando tenia cualquier duda, por estúpida que pareciera, ellas enseguida te la resolvian. Si no una otra. Había encontrado una nueva familia. Esta vez virtual.

En el foro no estaban solo las chicas que estaban en tratamiento. También habían muchas "sobresperantes" como yo. Además, también seguían participando muchas chicas que ya habían conseguido a su bb. Eran un grupo de mamis que sólo seguían en el foro con la única intención de ayudar al resto de chicas que iban a pasar por la misma experiencia que ellas habían tenido que pasar.

Mención especial se merecen también las muy a su pesar veteranas: esas chicas que  llevan mucho tiempo en el foro porque pese haberse sometido a algun tramiento, todavía no han conseguido su objetivo. Sois las mejores, unas luchadoras natas y nos cueste mas o nos cueste menos, LO CONSEGUIREMOS.

Ese foro ha sido para mi una salvación. Me ha ayudado a no sentirme sola en la espera, a resolver cualquier duda, a conseguir mucha información muy valiosa. He llorado con cada negativo, me he emocionado con cada positivo, me habéis levantado cuando estaba triste y hundida. Me he reído con alguna de vuestras experiencias.

Sois mis cotorrillas y siempre lo seréis. Gracias a todas y cada una de vosotras

8° día de ciclo


Octavo dia de ciclo. Séptimo día de estimulación

Medicación:
Dos sobres de ovusitol
Mi pastilla de Seidibion
Mi pinchacito de Puregon 225 ml
Mi primera inyección de Orgalutran 25 ml

Por circunstancias de la vida hoy me ha tocado autoponerme las dos inyecciones yo solita.    Realmente prefiero q me las pongan, me entero menos.

Pese a ser domingo y haber pasado mala noche me ha tocado ponerme el despertador a las 8 para ponerme la inyección de orgalutran.

Según el prospecto es preferifle ponérsela en el muslo, así q se acabó lo de alternar con el Puregon las zonas. A partir de hoy muslos Orgalutran y vientre Puregon.

Después de inyectarme el orgalutran me ha salido una roncha como si me hubiera picado un mosquito. En un par de horas ha desaparecido.

Hoy me ha escocido mucho al entrar el liquido del puregon. Supongo que es psicológico porque me la he puesto yo solita.

En busca de respuestas

Cuando por fin nos confirmaron que con las tres pajillas que le habían congelado a mi marido, al menos podríamos hacer un intento de FIV-ICSI, creí que era el momento de empezar a informarme seriamente de que se trataba el asunto y que iban a hacer con mi cuerpo.

Por lo visto, en la Seguridad Social ya no querían saber nada de nosotros hasta que nos llegara el turno. De modo que teníamos por delante casi un año de espera. Un año para intentar enterarnos un poco más de lo que iban ha hacer con mi cuerpo.

Y ahí está internet: ese contenedor de información desordenada, de la cual no sabes si te puedes fiar, si es actual, si es real, si es publicidad, si si si si.

Durante este tiempo he encontrado muchas cosas interesantes: blogs, foros, paginas de clínicas, etc.

Una de las que mas me ha gustado ha sido la del InstitutoBernabeu. Si hubiera dinero creo que me hubiera hecho el tratamiento con ellos. Ofrecen mucha información en su web. Además, esta toda explicada de una forma llana ya sencilla. Me parecen unos grandes profesionales.

 Otra pagina de referencia para mi ha sido reproducciónasistida.org. No hay mas que darle un vistazo general para apreciar su gran utilidad tanto por su información como por su foro

Pero sin duda a la que más le debo, a la que más entro es al foro de EnFemenino. Es increíble la cantidad de  información y experiencias que he encontrado en él. En las charlas de FIV y procreación médicamente asistida he encontrado muchas respuestas a mis preguntas. Pero sobretodo he tenido la gran suerte de encontrar un post que es muy importante para mí, al que no puedo dejar de entrar varias veces al día, dirigido por nuestra capitana Majo, que ha sido un gran apoyo para mí durante la dura desespera. Tengo intención de dedicaros un post para vosotras solas, mis cotorrillas jijiji.

Otra página instituto bernau

.

sábado, 22 de marzo de 2014

Busqueda de la paternidad y lesión medular

Esta es una entrada que tenía pendiente desde el principio. Es más, en teoría es la razón de ser de este blog. Se supone que tengo que hablaros del problema concreto de mi marido, una especie de explicación médica. Pero me lo estoy pensando. No por nada sino porque durante este largo camino he aprendido entre otras muchas cosas, que las lesiones medulares y las parejas que necesitan acudir a la reproducción médica asistida para tener hijos, tienen una cosa en común: cada caso es un mundo y no puedes compararte con el otro. 

A ÉL siempre le ha jodido que le comparen con otros lesionados medulares que pueden hacer determinadas cosas sin excesivo esfuerzo: subir al coche fácilmente, subir a la silla desde el suelo sin mayores problemas, etc. La altura a la que se produjo la lesión medular es un factor, pero no el más concluyente a la hora de determinar ciertas limitaciones de movilidad: a igual altura de lesión, cada cuerpo reacciona de una determinada manera. En el caso concreto de mi marido, pese a tener una lesión relativamente alta, los brazos no se vieron afectados. Sin embargo le ha quedado una gran espasticidad a causa de la cual, a diferencia de otros compañeros con la misma lesión, sus piernas no han perdido nada de musculatura. Lo que visto desde fuera parece bueno, realmente es un gran hándicap porque debe mover esas pesadas piernacas con las manos con su ya trastocado equilibrio. Además los espasmos hacen que éstas no estén relajadas y que cuando las coge se queden estiradas o en alguna posición que le dificultan mucho los movimientos y transferencias.

En el caso de la Reproducción asistida podemos encontrar cierta analogía. Pero además agravada con el echo de que hay dos factores: hombre-mujer. Y ahí las posibilidades de problemas son ya infinitas: movilidad, cantidad, calidad, número e incluso ausencia de espermatozoides, obstrucción de los conductos seminales, impermeabilidad u obstrucción de trompas, ovarios poliquísticos, anovulación, insuficiencia ovárica, menopausia precoz, pólipos, miomas, endometritis, o  alteraciones cromosomáticas de cualquiera de los dos. Y por desgracia, un largo etcétera. ¡Mira si hay posibles causas! 

Lo que quiero decir con todo esto es que puede que en el caso de ÉL hayan tenido que ir a por los bichines a la fábrica; pero puede que en caso de otra persona lesionada, la extracción se haya podido hacer de manera más ordinaria; también puede ser que después de ir a la fábrica no hayan encontrado nada; o que pese a tener una lesión no necesiten de un laboratorio para procrear. Cada uno es un mundo y aunque está bien saber que hay más gente que está en tu misma situación, esa situación nunca va a ser exactamente igual a la tuya y por tanto no debemos compararnos ni obsesionarnos con datos, estadísticas y experiencias de otros. Es bueno buscas y compartir información porque la información es poder; poder para tomar decisiones racionales y razonadas. Pero no olvidemos que la información no es la verdad, porque no hay una verdad absoluta si no que cada uno tiene su propia verdad. Así que no nos obsesionemos en el ellos pueden y nosotros porqué no porqué no vamos a encontrar una respuesta verdadera.

Del mismo modo, hablaros aquí de oligospermia, azoospermia o astenozoospermia  no tiene sentido por dos motivos. El primero es que por internet seguro que encontrais mucha y mejor información que la yo que pueda aportar ya que no dejaría de ser un corta/pega. Pero el principal motivo es que no soy médico ni ninguna experta. Es más, a estas alguras todavía no sé exactamente el término médico para definir el problema concreto de mi marido (nadie nos lo ha dicho con palabras técnicas). Lo único que sé, es que en poco más de una semana, esos frigobichines que llevan un año esperándome, van a conocer por fin a mis ovulines. Espero que se caigan bien y liguen mucho, para quedarse con mami y papi unos nueve meses. 

6º Dia del ciclo

Sexto día del ciclo. Quinto día de estimulación

Medicación:
Dos sobres de Ovusitol
Mi pastillita de Seidibion
Mi pinchacito de Puregon: 225ml

Como vamos alternando, hoy vuelve a tocar el muslo derecho.

Hemos subido la dosis del Puregon según prescipción médica.

Nota mental: que jodida que es la psique. Si miro como mi marido me pincha, noto más la aguja y me escuece cuando entra el liquidillo. Si no miro, apenas me entero de nada

viernes, 21 de marzo de 2014

Viaje a Australia

Parece ser que este no sería un blog dedicado a la reproducción asistida sin transcribir este fantástico texto q circula por internet desde hacia algunos años. Creo q es la mejor metáfora del duro camino que por desgracia algunos tenemos que recorrer. Ahi va!

Decidir tener un niño es como planificar un viaje a Australia.

Has oído que es un lugar maravilloso, has leído muchas guías y te sientes preparado para ir. Todo el mundo que conoces ha viajado allí en avión y comenta que puede ser un vuelo turbulento con ocasionales aterrizajes forzosos, pero tú ¡sabes que vas a ser mimado en ese viaje! Por lo tanto vas al aeropuerto y pides en el mostrador un billete para Australia. Parece que no hay sitio para ti. Tendrás que esperar al siguiente vuelo, impaciente pero a sabiendas de que será un vuelo maravilloso. Tú esperas, esperas, esperas...

Continuamente llegan y salen aviones. La gente te dice cosas como "Relájate, te embarcarás pronto, o verás cómo otros que ya estaban embarcados deciden a última hora cancelar su vuelo", ante lo cual llorarás y gritarás: "No es justo!" Después de mucho tiempo de espera la agencia te dice:"Lo siento, pero nos va a ser imposible conseguirle un vuelo a Australia, quizá debiera pensar en ir en barco". ¡En barco! Te dices, pero ir así me llevará mucho tiempo y será muy caro y he puesto todo mi corazón en ir allí en avión. Triste te vas a casa y piensas que a lo mejor es una buena idea no hacer el viaje. Te preguntas si Australia va a ser tan bonita si vas allí en barco. Pero has soñado tanto con ese viaje que al final decides ir allí por mar. Es un viaje largo y difícil, y nadie te mima. Te llegas a preguntar si alguna vez llegarás a ver la costa y mientras tanto tus amigos han realizado allí varios vuelos hablando siempre maravillas del lugar.

Entonces, un glorioso día, el barco atraca en Australia. Es más exquisita de lo que te habías imaginado y su belleza se magnifica después de un viaje tan largo. Has hecho buenos amigos en la travesía y te has encontrado a ti misma comparando tu historia con la de otros pasajeros.
La gente continuará volando a Australia tan a menudo como quiera, pero tú sólo podrás navegar hasta allí una vez, quizá dos y tendrás que seguir oyendo cosas como: "¡Qué afortunada, tú no tuviste que volar! ¡Mi vuelo fue horrible, mejor ir en barco!" mientras tú te preguntas cómo hubiera sido tu vuelo a Australia. Pero ahora ya sabes que has sido bendecida con una nueva visión del lugar y que la belleza de Australia no reside en el modo en el que vas hasta allí, sino en el lugar mismo.

OJALÁ TODOS LOS QUE QUEREMOS IR A AUSTRALA LLEGUEMOS ALGÚN DÍA

Segundo control

Hoy es mi sexto día de ciclo y tal como nos han programado, hemos ido a revisión: analítica y ecografía.

Lo nuestro es llegar tarde, no hay manera de que lleguemos a hora. Teníamos la analítica a las 11 y hemos llegado a las 11:10. Tampoco es para tanto, no? Hoy ÉL trabajaba, pero se lo ha arreglado para acompañarme. Eso si, le ha entrado un marroncillo de ultima hora y cuando he ido a por él todavía no estaba listo. Y menos mal, porque si no llega a ser por el ratillo que he estado esperándolo no me habría dado cuenta de soy tonta del c... y me había dejado en casa la carpeta con toda la documentación: el volante para la analítica, la hoja de medicación... un desastre.

Cuando hemos llegado, ÉL estaba muy nervioso: viaje a todo gas en el coche, no habia sitio para aparcar, llegabamos tarde, etc. Pero ningún problema. Nada mas pasar la tarjeta por el quiosquillo y sentarnos, ha aparecido mi número en pantalla. Nos estaban esperando.

Un pinchacillo y fuera.

Luego hemos subido a la visita del anestesista. También ha sido rapidito. Ésta va a ser mi primera anestesia ya que por suerte nunca he pasado por quirófano. Me ha sorprendido la consulta: preguntan peso, altura, alergias, medicacion y si te han operado alguna vez. Luego te hacen firmar un consentimiento y adiós muy buenas. Hasta luego. Y digo yo, realmente es necesaria una consulta para eso? No se supone que si tengo alergias o tomo alguna medicación lo pondría en mi historial? Es necesario hacerme perder a mi el tiempo y el del anestesista?

Hemos acabado todas esas visitas antes de las 11:45 y hasta las 12:45 no tenia cita para la ecografía. Había quedado con unas compis del foro para tomarnos un café pero como habíamos aparcado en el parking, he ido a intentar aparcar fuera porque sino nos iban a crujir. Misión imposible. Ademas, a saltado la luz de la reserva. Conclusión, he tenido q volverlo a meter en el parking y además no me he podido tomar el café.

Cuando por fin he subido a la consulta de reproduccion eran ya las 12:20. Nada, a esperar el turno. Al menos esta vez hemos estado en muy buena compañía con las chicas del foro.
A las 13:20 hemos entrado en consulta. Doctora nueva detras del mostrador. No mucho mas risueña q su compañero del otro día, para que os voy a engañar. Ala, a espatarrase de nuevo. Revisión en la misma linea que la primera: empiezan a dar numero de los que se toma nota la enfermera y no te explican nada. Por lo menos esta vez hemos ido un poco mas preparados: ÉL estaba aleccionado y ha grabado la conversación con el móvil por si teníamos que analizar algún dato jijiji

Endometrio 10 A. Ovario derecho 38. Uno de 10, uno 11, tres, cuatro, cinco pequeños. Ovario izquierdo 30. Uno 10, 11, 10, uno, dos, tres, siete pequeños.

Y hasta aquí la exploración. Luego me ha dicho q íbamos a subir la medicación a 225 de puregon hasta la próxima revisión y que empiece dentro de dos días con el Orgalutran. La única información que he conseguido sacarle es que voy bien pero algo lentita.

Dentro de tres días de nuevo analítica y ecografía.

martes, 18 de marzo de 2014

3º día del ciclo

Tercer día del ciclo. Segundo día de estimulación

Medicación:
Dos sobres de Ovusitol
Mi pastillita de Seidibion
Mi pinchacito de Puregon 150ml

Los dolores de regla prácticamente han desaparecido.

Estoy más relajada. Puede q tengamos suerte.

He decidido tomarme dos sobres de Ovusitol en ve de uno por dos razones: si todo sale bien, me va a sobrar media caja. Además, la ginecóloga me dijo que me tomara dos, pero yo no le hice mucho caso porque veía el inicio del tratamiento tan lejano... que me parecía tirar el dinero. Eso sí, como sus componentes son hidrosolubles, pues me tomo uno con el desayuno y otro cuando me voy a acostar.


lunes, 17 de marzo de 2014

2ª Día de ciclo

Segundo día del ciclo. Primer día de estimulación

Medicación:
Mi sobre diario de Ovusitol
Mi pastillita de Seidibion
Mi pinchacito de Puregon 150ml

Me banderillea ÉL
Primer pinchazo en el muslo derecho.
Muchísimos nervios y algo de tensión.
Totalmente soportable.
Me ha escocido más el alcohol de después que la inyección en sí.

Ya estamos al lio

Me estoy saltando muchos capítulos de la historia, pero es que al final se nos ha echado el tiempo encima. Mira que he tenido tiempo de sobra: horas de agobio, ratos de aburrimiento para hacer antes este blog. Pero soy así, y al final siempre lo dejo todo para última hora.

Ayer, por fin, me bajó la roja, la warry, la indeseable, vamos, la regla. Y digo por fin porque la muy p*** se ha echo de rogar, cinco días para ser exactos. Bueno, hoy a las ocho de la mañana, plena semana fallera, nos hemos plantado en el Hospital. E increíble pero cierto, poco después de las nueve, ya estábamos fuera. Ha sido una visita relámpago. Si parpadean se lo van a perder. Ha sido tan rápida que cuando hemos salido hemos necesitado sentarnos en la sala de espera de fuera para reflexionar lo que había pasado. Yo por lo menos, como llevo más tiempo "informádome" del procedimiento me he enterado de algo. Poco, pero algo. Pero a ÉL, pobrecillo,  la visita relámpago lo ha pillado más de pardillo que a mi y se ha quedado noqueado. Ha necesitado un ratito para procesar datos. Normal.

Los consentimientos (...) El papel de la medicación (...) Espatárrese que le voy a hacer una eco (...) 24 D uno dos tres cuatro, 25  uno dos tres (...) Viernes analítica y eco (...) Buenos días (...)

No exagero, poco poco poco más. 548 días en lista de espera para que nuestra primera visita de inicio de tratamiento se resumiera en esas pocas palabras. Y el caso es que tenía un montón de preguntas, pero entre lo parada que soy para esas cosas y el poco pie que nos ha dado el doctor para resolver dudas...

miércoles, 12 de marzo de 2014

Periplo Médico. Parte 3ª: No nos rendiremos fácilmente

La verdad es q despues del varapalo de la biopsia me hundí bastante. Tanto por el echo en si como por el miedo a como se lo había tomado ÉL. con todo lo q ha tenido q pasar el pobre en esta vida, creía que la biopsia negativa lo iba a acabar de hundir. Pero me equivoque, y de que manera.

Desde un principio lo tuvo claro: sí, no habian encontrado nada el el tesiculo izquierdo, pero eso no queria decir que no fueran a encontrar nada en el derecho. No todo estaba perdido.  Podian hacer una segunda biopsia. ÉL podia tratar de cuidarse un poco, podria tomar algunas vitaminas o, quien sabe, tal vez habia algun medicamento para hacer que sus bichines no estuvieran en las ultimas en la nueva biopsia. En parte, yo tenia miedo de que se estuviera cogiendo a un clavo ardiendo y si al final tambien era negativa, la caída iba a ser fatal. Esta vez era yo la deprimida.

Pero al mismo tiempo tenia que reconocer q tenia razón, que detras el uno va el dos y q no nos íbamos a calentar la cabeza con posibilidades que todavía no estaban confirmadas. No todo estaba perdido aún.

Empezamos a buscar información por internet. Que si maca, que si coencima Q10, vitamina B, vitamina C, vitamina D, zinc, omega 3, auxina E, etc.

Año 2013, año nuevo y energias renovadas. Cita con el urologo. Revision de la cirugia y toma de decisiones. Le contamos nuestro plan: nueva biopsia pero para esta nos prepararemos a conciencia tomando vitaminas y cuidando nos al máximo. El doctor no lo ve. Dice que todos los potingues que le hemos dicho valen para mejorar los espermatozoides y que el problema de mi marido no es q su esperma sea malo, es q es inexistente. Considera que si no encontraron nada en el izquierdo, lo mas probable es q no haya nada en el derecho. Desde que tuvo el accidente ÉL ha tenido muchas infecciones de orrina y el urólogo considera que la fabrica de bichines esta rota.

Nosotros insistimos, erre q erre, que no tenemos nada q perder, que de perdidos al río y que si es la última oportunidad, tenemos q intentarlo. Dejándonos claro que él cree q no vamos a encontrar muestra viable, nos pone en lista de espera. Nos vamos de nuevo a casa a esperar.

ÉL se pone las pilas. Empieza a comer lo mas sano posible: mas verde y cero grasa trans; mas pescado azul pero nada de grandes peces como el emperador por el tema mercurio; cero alcohol, ni si quiera la cerveza del aperitivo del domingo. Respecto a vitaminas, se decide por tomar a diario un complejo de vitaminas B y zinc, y otro de Vitamina C. Por su lesión medular, ÉL sufre de mucha espasticidad. Para aliviarla un poco muy de vez en cuando consume marihuana en un vaporizador. Se acabó, al menos durante 6 o 7 meses hasta que nos llamen para la segunda biopsia.

16 de marzo. Plena semana fallera. Suena el teléfono. El día 23 de marzo, a las 7.30 en la UCSI del Hospital la Fe para realizar biopsia testicular #2. OH MY GOD! pero si apenas han pasado dos meses! Si ÉL lleva casi nada de tiempo de vida santa y pulcra! si su cuerpo se habra desinoxicado aún!

Bueno, que le vamos a hacer! La suerte esta echada.

7:35, para variar, un poco tarde. Hoy, para nuestra sorpresa, ya nos están esperando. Esta vez, después de cambiarse, me dejan quedarme con ÉL en la sala de observación hasta que se lo llevan a quirófano. Me voy a la sala de espera.

Sobre las 10.30h, y despues de un par de viajes al baño para llorar discretamente, pasa por la sala de espera el médico. Esta vez no me lleva a ningún pasillo discreto y solitario. Antes de que empiece ha hablar yo ya estoy preparada para oír lo inevitable.

Pero no quepo en mi de gozo cuando me dice que SÍ, hay bichines. Los tienen que analizar, pero han congelado bichines!!!

Es tanta la alegría que tengo que cuando entro a la sala de observación con ÉL no podemos dejar de reir, abrazarnos y de incluso, hacernos fotos. Sí, ahí en la camilla y todo jijiji. Por fin una batalla ganada.

lunes, 10 de marzo de 2014

Periplo médico. Parte 2ª: Biopsia Testicular

En casa esperando estamos hasta que a principios de noviembre, "solo" cinco meses después, llaman a mi marido para comunicarle que le harán la biopsia testicular la semana próxima. Entre la alegría y los nervios llega el pánico, el miedo a que no haya nada. Pero también la ilusión de que ya estamos un pasito más cerca. Primero el uno y después el dos.

Fuente: www.reproduccionasistida.org
Llegamos a la UCSI a las 8:05, para variar, un poco tarde. Aún así, hasta casi y media no le llaman. Entro con ÉL para ayudarle a cambiarse. Me despido y lo meten en la sala de observación. Me quedo un rato en el pasillo intermedio. Al poco lo veo salir hacia quirófanos. Me voy a la sala de espera. Parece que esto va a ser rápido, ya lo han metido en quirófano. 




Las nueve, las nueve y media, las diez, diez y media... No se supone que era un procedimiento breve, de 20 minutos!? Empiezo a desesperar y lo peor, me fumo encima. Sí, necesito salir a fumar. Pero no me puedo ir, se supone que si no han terminado estarán a punto de terminar. Yo en plan Lo que daría por una caladita, sólo por una caladita”,y mi pobre bolita abierto en canal por sus partes nobles. Que malas son las adicciones.

Finalmente, poco después de las once, el urólogo pasa por la sala de espera. Me dice que le acompañe y cuando estamos en un rincón apartado del pasillo de quirófanos me comunica que no ha podido ser. Que no han podido congelar muestra porque todos los bichines estaban muertos o con muy poca movilidad. Analizarán la muestra y nos espera en consulta dentro de un par de mese. Me siento morir en ese mismo instante. Casi no escucho nada más de lo que tiene que decir el buen doctor. Mis esperanzas de ser la madre de los hijos de mi bolita se acaba de esfumar, así, de un plumazo. 

jueves, 6 de marzo de 2014

Periplo médico. Parte 1ª: inclusión en lista

En junio de 2012, cita con el urólogo. Le comentamos la situación y él nos explica por encima en que consistirá el tratamiento. Lo primero que teníamos que hacer era conseguir que el departamento de Reproducción Asistida aceptara nuestro caso, porque yo no pertenecía a ese hospital. El médico cree que no habrá problema pero quiere cerciorarse de que entendemos que no depende de él.

En cualquier caso, decide ir avanzando por el lado de ÉL: tenemos que hacerle una biopsia testicular para recuperar los bichines que ligarán con mis óvulos. La lista de espera es de 7 a 8 meses. Nosotros, ingenuos, pensamos que si tardan tanto igual se nos pasa el turno para la Fecundación In Vitro. El buen doctor, aguantándose la risa como puede para no ofender, nos dice que no nos preocupemos por ello porque actualmente la lista de espera está en 18 meses como mínimo. Firmados los consentimientos oportunos y terminada la visita, nos vamos a casa a esperar.

A finales de julio recibo una carta:
"Le comunicamos que usted deberá acudir al nuevo Hospital Universitari i Politècnic La Fe, edificio consultas Externas, el día, local y hora que se indican más abajo. Se deberá presentar con su pareja.
Reciba un cordial saludo"
Nunca antes, una carta tan escueta me había hecho tanta ilusión: iban a aceptarnos! podríamos intentarlo!

El 27 de agosto de 2012 tuvimos nuestra primera toma de contacto con la sala de espera del Departamento de Reproducción Asistida del Hospital La Fe. Mira que todavía no hemos empezado el tratamiento pero he de confesar que nunca pensé que pasaría tantas horas en esa sala. Sigo sin entender cómo en pleno siglo XXI, si tienes cita a las 9:30 de la mañana, entras en la consulta a las 12 pasadas. He de reconocer que nuestra primera visita duró bastante, pero eso ya lo deben saber ellos a la hora de dar las horas para las citas.

Bueno, cuento un poco lo que recuerdo de esa primera cita: nos abren historia con las mil preguntas de rigor de enfermedades propias y antecedentes familiares. Me hacen revisión ginecológica completa. Después pasa ha hablar de nuestras opciones. Nos vuelven a recomendar que en nuestro caso, lo más rápido y mejor es ir con donante de esperma (IAD). Volvemos a insistir que queremos intentar que sea de los dos. Entonces nos habla que la única opción es hacer FIV-ICSI.

Nos explica el procedimiento un poco y manda a mi marido de nuevo al urólogo, para que le pongan en lista de espera para realizarle una biopsia testicular. Le explicamos que como habíamos pasado primero por el urólogo, ya estaba incluido en la lista de espera. Entonces nos pide que cuando sepamos el resultado de la biopsia volvamos a pedir cita para incluirlo en nuestra historia. Y digo yo, tanta informática y tanto avance tecnológico y tengo yo que perder otra mañana para ir a decirles a estos, que sus compañeros que están la planta de abajo ya han profanado el juju me mi churri. Bueno, pues si hay que hacerlo se hace.

Ale, a casa a esperar.



miércoles, 5 de marzo de 2014

La larga espera


Hablar ahora mismo del tiempo pasado me resulta hasta extraño. Miro atrás y realmente parece que fue ayer cuando por fin nos pusimos en marcha; pero al mismo tiempo se me ha echo eterno. En ello influye sobretodo que durante el proceso me he quedado en paro y que la operación bichobola ha centrado mi vida durante demasiado tiempo. Eso sí, he tenido tiempo deprimirme, de estar eufórica, de dejar de fumar, de engordar 15 kilos, de perder 10, ... vamos, lo normal. 

Durante este tiempo he vivido en mi entorno bastantes embarazos. Los primeros los he llevado bastante bien. Pensaba que "ya nos tocará". No les he dado demasiadas vueltas. Pero últimamente según pasan más y más meses, me deprimen. Mucho. Cada nuevo embarazo o alumbramiento me hunden un poco más. Y me siento mal por ello porqué ¿cómo puedes deprimirte por la felicidad de los seres queridos? ¿cómo puedes hundirte por el milagro de la vida? No está bien. Ellos no tienen la culpa. Y empiezas a pensar que tú nunca lo conseguirás. Que tú nunca vas a poder ser madre. 

De repente te das cuenta de que ese instinto maternal, esa necesidad de dejar un legado, es algo visceral. Que no eres distinta a las demás. Sí, tal vez te haya llegado un poco más tarde, pero está ahí. Ese sentimiento del que creías carecer, existe. Y te preguntas porque en tu caso tiene que ser todo tan difícil. Porque tienes que esperar de 18 a 20 meses a que una interminable lista de espera avance hasta tu casilla. 

Y luego vienen las preguntas de la familia y amigos. Compartir el hecho de que estas esperando a ser mamá y que esto será cuando la seguridad social quiera porque tú y tú pareja no podéis conseguirlo por el método divertido, es una decisión muy personal. En nuestro caso, no es algo que hayamos ocultado, pero tampoco algo que vayamos pregonando a los cuatro vientos. Si alguien pregunta, nosotros contestamos la verdad y punto. Creemos que no hay nada que ocultar. Queremos ser padres y necesitamos ayuda médica para conseguirlo.

Aunque en general la gente han sido bastante discreta con el tema y no ha preguntado mucho, hay algunas excepciones que no hacen más que ponerte más y más nervioso. Que hacen que la espera se te haga más y más larga. Insisten e insisten en preguntar cómo va el tema, que para cuando, que si has llamado al hospital para preguntar como va la lista, que si tal, que si pascual. Te dan ganas de gritarles: ya te dije la última vez que todavía nos quedan al menos 8 meses, que sólo llevamos 10 meses en lista Coj****!

Es un proceso muy duro, agotador psicológicamente. Pero tengo la gran suerte de vivirlo al lado de la persona que más quiero en este mundo. Puede que nuestro futuro hij@ no sea fruto de una noche de pasión desenfrenada, pero de lo que puede estar seguro es que va a tener unos padres que se quieren mucho y que van a darle todo el amor de este mundo. 




Hay que tener FE

No, la verdad, no soy nada religiosa. Más bien todo lo contrario: creo que me sale urticaria cada vez que oigo al clero español. No quiero ofender a nadie, sólo que pienso que cada uno es muy libre de creer en lo que quiera creer y por tanto ninguna fe o religión es mejor que otra. En este sentido, a lo único que aspiro es que todo el mundo sea respetado y sea capaz de respetar.

Dicho todo esto, el título de la entrada tiene su porque en que el hospital que nos va a hacer la FIV es el Hospital Universitario y Politécnico de La Fe. Dicen que son de lo mejorcito de España, pero claro, que van a decir. En cualquier caso, debemos tener Fe en ellos ;-)

Bueno, después de este inciso, vamos a lo que vamos. Continúo la historia de cómo hemos llegado a donde estamos ahora mismo:

Después del "Estudio básico de cómo perder el tiempo", decidimos empezar a movernos por nuestra cuenta. Da la casualidad de que el Hospital la Fe, es el que lleva las revisiones anuales de mi churri, así que como faltaba poco para nuestra cita anual, aprovechamos para adelantar un poco la operación "En busca de nuestro bicho bola". De ahí nos mandaron al urólogo (esto se va aproximando un poco más).


A través de él conseguimos que a mi me admitan Reproducción y por fín, el 27 de agosto de 2012 entramos en lista de espera.